top of page
  • Foto del escritorKarla Tronco

Diversidad e inclusión: clave dentro de la cultura corporativa

Si nos metiéramos en una máquina del tiempo y viajáramos al S. XX (por ahí de la época de las sufragistas o finales de los años 60 durante el movimiento LGBT), sin duda la situación sería completamente distinta a la que vivimos en pleno 2023.


Simplemente, ahora, la mayoría de las mujeres (porque no todas) tienen derecho a votar, en más de 30 países del mundo el matrimonio entre personas del mismo sexo ya es posible y así podríamos mencionar muchos más ejemplos (no solo de género u orientación sexual), pero esto no significa que vivamos en una utopía.


De hecho, al menos en México, según el informe de Women In Busines 2022, solamente el 33% de las mujeres ocupan puestos directivos y según la ENDISEG solo el 4.6% de personas de la comunidad LGBTQ+ tienen estos cargos


¿Y todo esto que tiene que ver con la innovación?

La verdad es que bastante, dejando de lado que es un tema que nos compete (y que podría considerarse como el tema de moda), tener equipos mucho más diversos e inclusivos dentro de las áreas de innovación, de corporativos y organizaciones puede traer muchos más beneficios de los que probablemente nos imaginamos.


Pensar que son cosas que no debemos tomar en cuenta (o que son menos importantes), es como si quisiéramos seguir creando productos para mujeres, pero pensados por hombres. Forzar a tu equipo a que tome cursos sobre género, igualdad y diversidad, no es innovador, ni disruptivo.



Como líderes de innovación, también toca dar el ejemplo y encontrar este equilibrio dentro de nuestros equipos. Al final, es una ventaja competitiva que puede traer varios beneficios dentro de las empresas, y que permite que:

  1. Tengamos mucha más diversidad de ideas para la implementación de proyectos, nuevas estrategias, creación de productos, etc.

  2. La organización puede tener una idea mucho más clara del mercado objetivo al que buscan llegar, identificar problemas que no habían visto e incluso encontrar una solución mucho más asertiva.

  3. Se va a maximizar el potencial y talento de las personas del equipo, habrá una comunicación mucho más efectiva y abierta y una mayor colaboración.

Para poder visualizarlo de una mejor forma, tenemos de ejemplo el proyecto Google Belonging, en el que están trabajando cinco temas clave: equidad racial, inclusión de la discapacidad, equidad de género, inclusión LGBTQ+ e inclusión de veteranos. Su tesis es bastante interesante y puede abrir la puerta a otras empresas para implementar nuevos proyectos, al igual que ver los resultados que se pueden obtener.


¿Por qué comenzar a implementarlo en áreas de innovación?

Construir equipos diversos y mucho más inclusivos ya no es el futuro, sino el presente, en muchas de las grandes empresas ya se están implementando este tipo de iniciativas (como el caso de Google arriba), y como todo no hay que buscar el hilo negro.


Ya existen muchas metodologías y teorías que nos pueden ayudar, Frans Johansson (fundador de The Medici Group) plantea tres ventajas sobre la importancia de crear equipos diversos e inclusivos:


1. Crean ideas mucho más disruptivas

Quien va a desarrollar las ideas de proyectos, cómo resolver retos o diseñar nuevas estrategias es nuestro equipo, así es que si tenemos a cinco personas que piensan de la misma manera, probablemente será difícil tener diferentes caminos para la solución de nuestros problemas.


En cambio, entre más diversos sean los perfiles de las personas que conforman el equipo (tomando en cuenta todo: educación, edad, experiencia, nacionalidad, género, cultura, etc), es probable que sus ideas se construyan desde contextos muy distintos, por lo que al juntar todas estas hay una tendencia a que la idea final sea mucho más atinada e innovadora.


2. Son mejores en la toma de decisiones

La diversidad entre las personas que trabajan dentro de un equipo, es equivalente a la diversidad de ideas que van a tener. ¿Por qué esto ayuda? Por el simple hecho de que un equipo diverso puede prevenir tomar malas decisiones (que afecten a la empresa o directamente al cliente), ya que el problema a resolver se percibe desde perspectivas y ángulos muy distintos, lo que permite que se identifiquen los puntos ciegos de los demás.


Nadie dijo que fuera fácil, esto también puede provocar que existan roces, pero al final impulsa los niveles de ambición para demostrar el potencial que pueden tener sus propias ideas y no se quedan en la esfera de lo cotidiano (esto podría ayudar a sacar de su zona de confort a integrantes del equipo) y que realmente se comiencen a implementar estrategias mucho más innovadoras y no solo oficinas con mesas de ping-pong como platica Rafa en la Guía ¿dónde está mi empresa en su viaje de innovación?


3. Son mejores a la hora de materializar ideas innovadoras

Según Frans Johansson, los equipos diversos tienen muchos más caminos para ejecutar ideas innovadoras y además tienen la capacidad de iterar rápidamente cada una, lo que al final se refleja en un costo beneficio para el proyecto.


Además, si trasladamos que cada persona del equipo cuenta con una red distinta, el acceso a múltiples recursos es muy amplio. Existe una mayor capacidad de adaptación, desarrollo de pensamiento crítico en tiempos de crisis y formas creativas de ejecutar proyectos.


Dando los primeros pasos…

Puede parecer algo muy complejo de implementar y tampoco se trata de que de un día a otro ya tengas que ser el best place to work por tu estrategia de inclusión y diversidad.


Algunas incógnitas que seguramente pueden surgir: ¿qué pasa si tengo un equipo pequeño?, ¿qué puedo hacer?, ¿cómo iniciar?, ¿cómo no caer en lo forzado?


  1. Lo primero (como para cualquier proyecto) es tener el interés de hacerlo. Ser consiente que esto puede traer mejoras no solo para la empresa sino también para los empleados.

  2. Incluir a personas de áreas diferentes a la tuya, seguramente verán los puntos ciegos de tu equipo (tener una junta con puros ingenieros o vendedores no tendrá una amplia propuesta de ideas).

  3. La persona “experta del equipo” no siempre tendrá la razón, es clave abrir la mente a escuchar las ideas de cada quien y no llevarnos por la finta de que el que más experiencia tiene tendrá las mejores ideas (el nuevo que lleva 2 días podría tener la siguiente idea millonaria de la empresa). La idea es construir.

  4. Al estar como líderes (sobre todo en el área de innovación) nos deja como los guías de nuestros equipos, el objetivo también es incentivar esa participación, guiar en la construcción de ideas y no solo cerrarnos a lo que nosotros creemos que es lo correcto. Recordemos que hay todo un equipo con diferentes experiencias, conocimientos y habilidades junto a nosotros.

Tu meta no debe ser cumplir con la cuota de diversidad de mujeres o personas con orientación sexual diferente (la diversidad va mucho más allá de ello). Tampoco se trata de solo implementar este tipo de iniciativas porque nos deje bien frente al ecosistema y cumplir con puntos para sacar un puntaje alto con respecto a la responsabilidad social de la empresa.


Hay que darle la vuelta a ese chip y ver como construir equipos mucho más diversos permite crear, diseñar y ejecutar de mejor manera esos proyectos dentro de las áreas de innovación.


El primer paso está en comenzar con cambios culturales dentro de los corporativos/organizaciones y tener claro que mayor diversidad trae mayor colaboración, explosión de ideas, mejores resultados, empleados felices y un incremento en la productividad.


Todo esto va de la mano de la cultura que implementes dentro de tu empresa, si quieres profundizar más en el tema, descarga nuestro white paper aquí.

Comments


bottom of page